Al principio, todos los amores son de color de rosas. Bueno, todos o casi todos. Pero según van pasando los días y los meses, empezamos a plantearnos si nuestra elección de pareja ha sido la correcta o no. Sobre todo, cuando tenemos nuestros primeros desencuentros. Esto nos pasa muy habitualmente.

En este artículo te voy a compartir las bases fundamentales de una relación de pareja, que es lo que determinará si la persona con la que has elegido estar es la ideal o no. Pero sólo te voy a dar unas pequeñas nociones, pues quien, en realidad, tiene que decidir si se siente a gusto con la persona con la que comparte eres tú, nadie más.

Lo primero que nos suele atraer de alguien es su físico. De hecho, en la mayoría de los casos, es lo primero que percibimos. Eso sí, sobre gustos no hay nada escrito. Lo que a ti te embelesa, a lo mejor a los demás les repele. De hecho, para algunas personas, el aspecto de su pareja no es de relevancia y valoran mucho más otras cosas antes de juzgar el cómo vista o qué cuerpo tenga el otro. Eso va en cada uno.

Pero aparte de la atracción física que tengamos, hay muchos otros factores de relevancia a la hora de determinar si nuestra elección ha sido acertada o no. Veámoslos.

El compartir nuestro tiempo con la gente de nuestro alrededor es algo que todos hacemos en mayor o menor medida. Pero, ¿qué determina que ese tiempo que compartimos con los demás sea de calidad o no? Analicémoslo.

¿Te sientes a gusto con tu pareja? ¿Puedes ser tú mismo o tú misma en su presencia? ¿O, por el contrario has de fingir ser quien no eres? Desde muy pequeños, la sociedad nos ha enseñado a enjuiciar al otro, a valorarle según nuestro criterio, a intentar cambiar a los demás y amoldarlos a nuestra forma de pensar y obrar. Sin embargo, eso no es amor. Cuando uno trata de amoldar al otro a sus propios gustos y necesidades, en realidad no le está amando de verdad. El verdadero amor se basa en la aceptación del otro tal y como es. Esa es la base fundamental de toda relación humana a pesar de lo que nos han enseñado desde que empezamos a tener uso de razón. Por eso te vuelvo a preguntar, ¿te sientes libre de comportarte y actuar como tu conciencia te indica? ¿O tienes que aparentar lo que no eres?

Este es el primer punto clave para saber si nuestra elección ha sido la correcta o no. Lo sano y lo ideal en toda relación humana, sea del tipo que sea, es que aceptemos al otro tal y como es, con sus errores y con sus aciertos, con sus defectos y sus cualidades. Pero hay muchas más cosas a tener en cuenta cuando estamos con otra persona. Sigamos y veamos unas cuantas más.

La risa y el disfrute son algo que recarga energéticamente nuestro cuerpo. Por lo que las preguntas aquí están claras, ¿te hace reír tu pareja?, ¿jugáis?, ¿disfrutáis de vuestro tiempo juntos? Si la respuesta es afirmativa, genial. Pero si no es así, te invito a que te preguntes cómo podéis hacer para que el disfrute sea algo recurrente en vuestra relación. Si en los buenos momentos no gozáis mutuamente, ¿qué será en las situaciones de bache y bajón por las que todos pasamos?

Esta calidad en el tiempo que pasáis juntos también se ve influida por la complicidad y la comprensión que haya entre vosotros. ¿Sientes que no hace falta que articules palabra alguna para comunicarte con tu pareja? ¿Las miradas entre vosotros os dicen todo del otro sin que los demás se percaten? ¿O has de dar explicaciones en todo momento para dar a ver al otro cómo te sientes? ¿Te sientes comprendido/a por tu pareja? ¿O sientes que no te entiende y eso lleva a malentendidos entre vosotros?

Un día, en una boda escuché algo que me llamó mucho la atención, pues no entendía muy bien lo que quería decir. Después de mucho tiempo lo comprendí. Una relación de pareja, no es la suma de uno más uno igual a dos. Aquí las matemáticas no son ciertas. Uno más uno son tres: tú, tu pareja y vuestra relación. Y es cierto. Cada uno somos de nuestra madre y de nuestro padre, por lo que somos dos seres diferentes. Después, la suma de lo que uno es más la forma de ser del otro conforma un todo llamado relación. Y es responsabilidad de los dos cuidar y mimar ese Todo que conforman la pareja.

Para dotar de calidad a la Unidad que se conforma es necesario establecer los parámetros de lo correcto y lo incorrecto para ambos. ¿Os habéis sentado alguna vez a establecer los valores que rigen vuestra relación? ¿No? Tranquilo/a. Casi nadie lo hace. A lo mejor ahora es buen momento para que lo hagáis.

Coged un bolígrafo y un papel. En él deberéis apuntar los valores que creéis que son básicos para que vuestra relación de pareja sea exitosa. Cada uno por separado deberá elegir los cinco principios que considera de mayor relevancia. Después, para que vuestra unión se pose sobre unos pilares robustos, habréis de ponerlos en común y valorar de cero a diez cada uno de ellos.

¿Cuáles han sacado mayor nota? ¿Cuáles menos? Elegid aquellos en los que hayáis sacado menos de un siete. Acordad qué tres acciones podéis llevar a cabo para que la puntuación suba y comprometeros a cumplirlas.

 

Fuente: “www.cariciasybesos.com

 

La terapia de pareja y sexual es un camino de análisis y solución de problemas que emprenden las parejas con el objetivo de restablecer la armonía en la relación y en el hogar.

  • Aprender a Identificar Necesidades.
  • Resolución de Conflictos.
  • Problemas Sexuales.
  • Comunicación.

Sesiones On Line o Presenciales

  • Material didáctico para las parejas.
  • 1 mes de prueba gratis del juego.
  • 6 sesiones, 1 análisis básico transgeneracional de regalo.

Deja tu Comentario

Comentarios