La meditación no es nada complicado, es un acto de reflexión natural.

Es el acto de darse cuenta de nuestra propia existencia.

Es navegar a lo profundo de nosotros mismos para finalmente encontrar el espacio vacío e infinito desde el cual surge la experiencia, desde el cual somos creados.

Cuando “re-encontramos” ese lugar comenzamos a reconocer nuestro auténtico ser.

Cuando comprendemos que somos, en realidad, ese espacio infinito, adoptamos de forma natural sus cualidades naturales: el amor, la compasión, la alegría… la paz… la plenitud.

Pero lo más curioso de todo esto, es que nunca habíamos dejado de ser eso.

Simplemente seducidos por las promesas de una mente egoísta, de una mente aterrorizada, lo habíamos olvidado.

Solamente lleva tu atención más profundamente, atraviesa todas las capas de pensamientos y creencias condicionadas y despierta a la realidad de que… tú mismo eres el origen de todas las cosas 🙂

– Música del vídeo: http://flowpiano.es/la-musica/ –

Deja tu Comentario

Comentarios