Cuando el sentido del ego ya no está, lo que queda es inalterable. Mientras el cuerpo está aquí, entonces la Conciencia goza de la diversidad, de la dualidad, pero al mismo tiempo es la unidad dentro de la dualidad.

Todo parece solo uno, pero con dos aspectos. Un aspecto –conciencia invariable…silencioso, intacto. El otro –cambiante, pero cada vez más hermoso. Este es el gozo del estado del hombre despierto.

Deja tu Comentario

Comentarios