Cuando un hombre y una mujer tienen un encuentro, es yoga: se unen, se acercan realmente, se superponen y desparecen el uno en el otro. Dejan de tener su centro. El conflicto de los opuestos desparece y solo queda la completa relajación.

Esta relajación sucede solo momentáneamente entre un hombre y una mujer. Pero esta relajación, puede ocurrir con el total, con el todo, de forma intemporal. Puede suceder de forma eterna. En el amor solo tienes una gota de su éxtasis. En el éxtasis tienes todo el océano del amor.

~ Osho

www.instantesdelpresente.com

 

Deja tu Comentario

Comentarios